• Categorías

  • Sentencia sobre la división de una finca antes del reparto de la herencia

     

    STS de 6 de febrero de 2007

     

    A la muerte de los causantes de la herencia, una parte de los herederos denuncian al resto con la intención de que se proceda a la división de una casa dejada en herencia. Estos herederos son la mujer de un hijo fallecido de los causantes así como los hijos de ésta, frente a los otros hijos de los causantes.

     

    La casa formaba parte de una sociedad de gananciales, y la causante había donado en vida su parte de la casa (la mitad divisa)al marido de la demandante.

     

    Lo que piden ante el juzgado es la disolución de la comunidad entre demandantes y demandados en relación a la casa, , que si se puede que se divida físicamente la casa y para el caso en que la finca sea declarada indivisible que se proceda a su venta en pública subasta repartiendo el precio que se consiga.

     

    El tribunal de primera instancia desestimó la demanda y la Audiencia Provincial de Córdoba confirmó la sentencia.

     

    Los demandantes presentaron un recurso de casación ante el Tribunal Supremo fundamentado en cinco motivos, todos ellos formulados al amparo del artículo 1.692-4º de la anterior Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción de normas del ordenamiento jurídico: el primero, por infracción en concepto de inaplicación del artículo 999 en relación con el artículo 1.000 del Código Civil, el segundo, por infracción del artículo 392, en relación con el 400, del Código Civil por igual concepto de inaplicación, el tercero, por infracción de los artículos 1.051, 1.061, 1.062 y 1.068, del mismo código en igual concepto, el cuarto, por vulneración del artículo 1.059 también del Código Civil, y el quinto, por infracción de los artículos 1.058 y 1.059 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

     

    Dice que el motivo de la sentencia impuganda radica en la imposibilidad de llevar a cabo aisladamente la división de la finca en cuestión cuando ni siquiera se ha acreditado que la titularidad de la misma pertenezca a una comunidad formada por actores y demandados, ya que se ignora el destino de la mitad perteneciente al causante, por lo que resulta necesario llevar a cabo previamente la partició. Lo que dice la sentencia del tribunal de primera instancia es que no se puede decir que la finca sea objeto de copropiedad hasta que no se haya practicado la partición de la herencia.

     

    Teniendo esto en cuenta, no es posible hacer prosperar los motivos de casación que pretendían los demandantes.

     

    Jurisprudencia:

     

    - STS de 28 de mayo de 2004.

    Compartir en
  • Herencias en Derecho internacional privado