• Categorías

  • Solicitud nulidad de testamento alegando incapacidad para testar

    Nuestro despacho, Heredium Abogados, tras haber sido solicitados una primera vez por nuestro cliente para defender sus intereses frente a la parte demandante y haber conseguido que el juez diese la razón a nuestro cliente e impusiese las costas del juicio al demandante, volvimos a ser solicitados ya que la parte demandante no quedó conforme con la decisión judicial  e interpuso un recurso a la sentencia frente a la Audiencia Provincial de Madrid.

    sentencia 00005/2013



    La parte demandante solicitaba que se declarase nulo el testamento al entender que al momento de escribir el testamento no tenía capacidad legal para hacerlo.


    Para fundamentar su demanda, el demandante aportó las siguientes pruebas:


    • Un informe neumológico emitido por Don XXXXXXXXX, en el que se establece que el día 12 de Noviembre de 2003 la causante Doña XXXXXXXXXX no estaba en condiciones físicas ni psíquicas para pensar, dictar, leer y ratificar testamento alguno ya que su cerebro no recibía el oxígeno adecuado.

    • Un informe emitido por el neumólogo Don XXXXXXXXX en que afirma como conclusión que es razonable pensar que la causante no se encontraba en unas condiciones físicas ni psíquicas adecuadas para testar la mañana del 12 de Noviembre de 2003.

    • Un informe médico forense que establece que a la vista de lo anteriormente expuesto se deduce que es muy poco probable que la paciente estuviera con capacidad para decidir libremente acerca de cualquier parcela de su vida.



    Para entender la resolución del caso, conviene hacer un repaso a las normas jurídicas reguladoras de la capacidad para testar. El Codigo Civil concede la capacidad para testar a personas que no tienen plena capacidad de obrar, lo que permite que las personas que no pueden disponer en vida de sus bienes, lo puedan hacer mortis-causa, al admitir que la capacidad para testar está a partir de los 14 años según el artículo 663 del Código Civil.


    Por otra parte establece que se permite testar incluso al incapacitado en virtud de sentencia, en cuyo caso el notario designará a dos facultativos para que reconozcan a la persona previamente y no lo autorizará si no responden de su capacidad.


    El artículo 666 por su parte establece que para apreciar a la capacidad del testador se atenderá únicamente al estado en que se encuentre en el momento de otorgar el testamento, por lo que las situaciones anteriores y posteriores no pueden ser atendidas.


    Además, nuestro ordenamiento jurídico controla la capacidad del testador a través de la intervención del fedatario público, en los testamentos notariales como ocurre en este caso.


    El Tribunal consideró que los informes expuestos por el demandante no son suficientes para llegar a la conclusión de falta de capacidad de la causante, al no hacer mención a trastornos cognitivos o volitivos de la paciente.


    Además, en el momento de otorgar el testamento la causante no estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos, sino en su habitación con el notario.


    Como nuestro despacho, Heredium Abogaos demostró, la causante estaba con el notario en la habitación en el momento de otorgar testamento. Dicho notario comprobó la capacidad de la causante para otorgar testamento realizando una serie de preguntas a la causante. Para hacer el interrogatorio, el notatio solicitó a las personas que había en la habitación que la abandonasen. Con el interrogatorio, el notario, además de comprobar la capacidad de la causante para testar, también comprobó que no había influencias de terceras personas que pudiesen haber intentado manipular a la causante.


    Además de lo expuesto, el Tribunal entiende que esto se respalda por el carácter de la disposición testamentaria realizada al establecer como heredero universal a su hijo y establecer un legado para las hijas del propio demandante, atrubuyendo el control y administración de dicho legado a la mujer del demandante, no al demandante.



    Por otra parte el demandante sostenía la nulidad testamentaria por la infracción de los artículos 670 y 695 de Código Civil aduciendo que el testamento no fue redactado siguiendo las instrucciones de la causante. Esto no sólo no queda acreditado, sino que se desestima además porque la causante ratificó el testamento con su firma.


    Motivado por lo anteriormente expuesto, el fallo del Tribunal fue a favor de nuestros clientes al desestimar el recurso de apelación y conforme al artículo 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil el demandante fue condenado en costas


    Compartir en
  • Herencias en Derecho internacional privado